Follow Techotopia on Twitter

On-line Guides
All Guides
eBook Store
iOS / Android
Linux for Beginners
Office Productivity
Linux Installation
Linux Security
Linux Utilities
Linux Virtualization
Linux Kernel
System/Network Admin
Programming
Scripting Languages
Development Tools
Web Development
GUI Toolkits/Desktop
Databases
Mail Systems
openSolaris
Eclipse Documentation
Techotopia.com
Virtuatopia.com

How To Guides
Virtualization
General System Admin
Linux Security
Linux Filesystems
Web Servers
Graphics & Desktop
PC Hardware
Windows
Problem Solutions
Privacy Policy

  




 

 

NOTE: CentOS Enterprise Linux is built from the Red Hat Enterprise Linux source code. Other than logo and name changes CentOS Enterprise Linux is compatible with the equivalent Red Hat version. This document applies equally to both Red Hat and CentOS Enterprise Linux.
Linuxtopia - CentOS Enterprise Linux 4: Introduccion a la administracion de sistemas - La administraci�n del almacenamiento d�a a d�a

5.7. La administraci�n del almacenamiento d�a a d�a

Los administradores del sistema deben prestar atenci�n al almacenamiento en el curso de su rutina diaria. Hay varios problemas que se deben tener en cuenta:

  • Monitorizar el espacio libre

  • Problemas con cuotas de disco

  • Problemas relacionados a archivos

  • Problemas relacionados a directorios

  • Problemas relacionados a respaldos

  • Problemas relacionados con el rendimiento

  • A�adir/Eliminar almacenamiento

Las secciones siguientes discuten cada uno de estos problemas con m�s detalles.

5.7.1. Monitorizar el espacio libre

Asegurarse de que se dispone de suficiente espacio para el almacenamiento deber�a estar en el tope de la lista de tareas diarias de un administrador de sistemas. La raz�n por la que la verificaci�n frecuente de espacio disponible es tan importante es porque el espacio libre es muy din�mico; en un minuto puede haber m�s que suficiente espacio y al minuto siguiente casi nada.

En general, hay tres razones para espacio insuficiente en disco:

  • Uso excesivo de parte del usuario

  • Uso excesivo de una aplicaci�n

  • Crecimiento normal en uso

Estas razones se exploran en m�s detalles en las secciones siguientes.

5.7.1.1. Uso excesivo de parte de un usuario

Algunas personas son m�s ordenadas que otras. Unos estar�an horrorizados de ver un poco de polvo sobre sus escritorios, mientras que para otros ni siquiera pensar�an dos veces sobre la colecci�n de cajas de pizza del a�o pasado que tienen apilada al lado del sof�. Es lo mismo con el almacenamiento:

  • Algunas personas son muy frugales con su almacenamiento y nunca dejan archivos innecesarios por all�.

  • Otras personas pareciera que nunca tienen tiempo de desechar archivos que ya no necesitan.

Muchas veces cuando un usuario es responsable de utilizar grandes cantidades de almacenamiento, es el segundo tipo de persona los que aparecen como responsables.

5.7.1.1.1. Manejo del uso excesivo de sus usuarios

Esta es un �rea en la que un administrador de sistemas necesita reunir toda la diplomacia y habilidades interpersonales que pueda reunir. A menudo las discusiones sobre espacio en disco se pueden volver emocionales, pues la gente ve las restricciones impuestas en el espacio en disco como medidas para hacer m�s dif�cil su trabajo (o imposible), que las restricciones son rid�culamente peque�as o que sencillamente no tienen tiempo para limpiar sus archivos.

El mejor administrador de sistemas debe tomar en cuenta muchos factores en una situaci�n de este tipo. �Son las restricciones equitativas y razonables para el tipo de trabajo realizado por la persona? �La persona est� utilizando su espacio disponible de la forma correcta? �Puede ayudar a la persona de alguna forma a reducir su uso en disco (creando un CD-ROM de respaldo con todos los correos electr�nicos con m�s de un a�o de antig�edad, por ejemplo)? Su trabajo durante esta conversaci�n es intentar descubrir si este es el caso, a la vez que se asegura que alguien que realmente no tiene necesidad de tanto espacio haga su trabajo de limpieza.

En cualquier caso, lo que hay que hacer es mantener la conversaci�n a un nivel profesional. Trate de resolver los problemas del usuario de una forma profesional ("Entiendo que est� muy ocupado, pero todos en su departamento tienen la misma responsabilidad de no desperdiciar espacio, y su utilizaci�n promedio es la mitad de la suya.") a la vez que lleva la conversaci�n hacia el punto. Asegurese de ofrecer asistencia si la falta de conocimiento/experiencia parece ser un problema.

Enfocar esta situaci�n de una manera consciente pero firme es a menudo mucho mejor que utilizar su autoridad como administrador de sistemas para lograr un resultado. Por ejemplo, ver� que con frecuencia se necesita llegar a un acuerdo entre el usuario y usted. Este compromiso puede tomar tres formas:

  • Proporcionar espacio temporal

  • Hacer respaldos de ficheros de archivos

  • Abandonar

Quiz�s el usuario puede reducir su utilizaci�n si se le concede cierta cantidad de espacio temporal que pueda utilizar sin restricci�n. La gente a menudo aprovecha esta situaci�n pues les permite trabajar sin preocuparse sobre el espacio hasta que lleguen a un punto l�gico, y en ese momento hacer un poco de mantenimiento y determinar qu� archivos en el almacenamiento temporal realmente necesitan y cuales no.

AvisoAtenci�n
 

Si le presenta esta situaci�n a un usuario, no caiga en la trampa de permitir que el espacio temporal se convierta en espacio permanente. Deje bien claro que el espacio que se le est� ofreciendo es temporal y que no garantiza retenci�n de datos; nunca se hacen respaldos de ning�n tipo en espacio temporal.

De hecho, muchos administradores a menudo no aprecian este hecho, eliminando autom�ticamente cualquier archivo en almacenamiento temporal, que sea mayor que cierta fecha (por ejemplo, una semana).

Otras veces, el usuario puede tener muchos archivos que son obviamente viejos y que es poco probable que se necesite acceso cont�nuo a ellos. Aseg�rese de que este es el caso. Algunas veces ciertos usuarios individuales son responsables de mantener datos en archivo; en tales circunstancias, usted deber�a asistirlos en la tarea de proporcionarles m�ltiples respaldos que se traten de la misma forma que los respaldos de archivos desde su centro de datos.

Sin embargo, hay veces en que los datos tienen un valor dudoso. En tales casos, quiz�s le parezca que es mejor ofrecerles un respaldo especial para ellos. Usted hace una copia de seguridad de los datos y le entrega la media de respaldo al usuario, explic�ndole que ellos son responsables por su resguardo y que si alguna vez necesitan acceder a esos datos que le solicite a usted (o al personal de operaciones de su organizaci�n — lo que sea apropiado de acuerdo a su organizaci�n) para restaurarlos.

Hay unas cosas a tener en mente para que esto no se le devuelva de una forma negativa. Primero y principal es no incluir archivos que posiblemente necesite restaurar; no seleccione archivos que sean muy nuevos. Luego, asegurese de que usted es capaz de realizar una restauraci�n si alguien se lo solicita. Esto significa que la media de respaldo deber�a ser de alg�n tipo que ser� utilizada por cierto tiempo en su centro de datos.

SugerenciaSugerencia
 

Su selecci�n de la media tambi�n deber�a tomar en cuenta aquellas tecnolog�as que pueden permitir al usuario manejar la restauraci�n ellos mismos. Por ejemplo, a�n cuando respaldar varios gigabytes en una media de CD-R es mucho m�s trabajo que ejecutar un s�lo comando y montarlo en un cartucho de cinta de 20GB, considere el hecho de que el usuario podr� luego acceder f�cilmente a su CD-R cuando lo desee — sin molestarlo a usted.

5.7.1.2. Uso excesivo de parte de una aplicaci�n

Algunas veces una aplicaci�n es responsable por uso excesivo. Las razones para esto pueden variar, pero pueden incluir:

  • Mejoras en la funcionalidad de la aplicaci�n que requieren mayor almacenamiento

  • Un incremento en el n�mero de usuarios usando la aplicaci�n

  • La aplicaci�n falla en limpiar las cosas luego de su ejecuci�n, dejando archivos temporales que ya no se necesitan en el disco

  • La aplicaci�n tiene problemas y el fallo que est� causando esto utiliza m�s espacio del que deber�a

Su tarea es determinar cu�les de estas razones de la lista aplican a su situaci�n. Tener presente el estado de las aplicaciones utilizadas en su centro de datos deber�a ayudarle a eliminar varias de estas razones, as� como tambi�n su conocimiento de los h�bitos de procesamiento de sus usuarios. Lo que queda por hacer es un poco de trabajo de detective para ver donde ha ido a parar el almacenamiento. Esto deber�a reducir el campo substancialmente.

En este punto debe tomar los pasos apropiados, bien sea la adici�n de almacenamiento para soportar la aplicaci�n, ponerse en contacto con los desarrolladores de la aplicaci�n para discutir sus caracter�sticas de manejo de archivos o escribir scripts para limpiar las cosas de la aplicaci�n.

5.7.1.3. Crecimiento normal en uso

La mayor�a de las organizaciones experimentan alg�n nivel de crecimiento a largo plazo. Debido a esto, es normal esperar que la utilizaci�n del almacenamiento se incremente a un ritmo similar. En casi todos los casos, la supervisi�n cont�nua puede revelar la tasa promedio de utilizaci�n del almacenamiento en su organizaci�n; esta tasa puede ser usada posteriormente para determinar el tiempo en el cual se deber�a obtener almacenamiento adicional antes de que su espacio libre se termine.

Si se encuentra en la posici�n de que repentinamente se le acaba el espacio libre debido a un crecimiento normal, entonces usted no ha estado haciendo su trabajo como deber�a ser.

Sin embargo, algunas veces pueden surgir repentinamente grandes demandas de espacio adicional. Quiz�s su organizaci�n se haya combinado con otra, necesitando cambios r�pidos en la infraestructura de IT (y por lo tanto, almacenamiento). Un nuevo proyecto de alta prioridad puede haber nacido literalmente de la noche a la ma�ana. Cambios a una aplicaci�n existente pueden producir un gran incremento en las necesidades de almacenamiento.

No importa cu�l sea la raz�n, habr� ocasiones en que lo tomen por sorpresa. Para planear estas situaciones, trate de configurar su arquitectura de almacenamiento para un m�ximo de flexibilidad. El tener espacio de almacenamiento adicional a mano (si es posible) puede aliviar el impacto de estos eventos espont�neos.

5.7.2. Problemas de cuotas de usuarios

Muchas veces cuando la gente piensa sobre cuotas de disco es para usarlas de manera de forzar a los usuarios a que mantengan limpios sus directorios. Aunque hay sitios donde este puede ser el caso, tambi�n ayuda a ver el problema de espacio en disco desde otra perspectiva. �Qu� hay de las aplicaciones que, por una raz�n o la otra, consumen demasiado espacio en disco? Se sabe de aplicaciones que fallan de una forma tal en que consumen todo el espacio disponible. En estos casos, las cuotas de disco le pueden ayudar a limitar el da�o causado por tales aplicaciones err�ticas, forz�ndolas a detenerse antes de consumir todo el espacio en el disco.

La parte m�s dif�cil de implementar y manejar cuotas de disco est� relacionada con los l�mites mismos. �Cu�l deber�a ser? Un enfoque simpl�stico ser�a dividir el espacio en disco por el n�mero de usuarios y/o grupos que lo utilizan y utilizar el n�mero resultante como la cuota por usuario. Por ejemplo, si el sistema tiene una unidad de disco de 100GB y 20 usuarios, cada usuario tendr�a una cuota de 5GB. De esta forma, cada usuario tendr� garantizado 5GB(aunque en este punto el disco estar�a a un 100%).

Para aquellos sistemas operativos que lo soportan, las cuotas temporales se podr�an configurar un poco m�s altas — digamos 7.5GB, dejando la la cuota permanente en 5GB. Esto tiene el beneficio de permitir a los usuarios consumir de forma permanente solamente el porcentage de disco que les corresponde, pero a la vez otorgando un poco de flexibilidad cuando el usuario alcanza (y excede) su l�mite. Cuando se utilicen cuotas de esta forma, usted en realidad est� comprometiendo su disco m�s all� de su espacio disponible. La cuota temporal es 7.5GB. Si todos sus 20 usuarios exceden su cuota permanente al mismo tiempo e intenta acercarse a su cuota temporal, esos 100GB de disco deber�an en realidad ser 150GB para poder permitir a todos alcanzar su cuota temporal al mismo tiempo.

No obstante, en pr�ctica nadie excede su cuota permanente al mismo tiempo, haciendo que este sea un enfoque aceptable. Por supuesto, la selecci�n de las cuotas permanentes y temporales dependen del administrador del sistema, pues cada sitio y comunidad de usuarios es diferente.

5.7.3. Problemas relacionados a archivos

Los administradores de sistemas a menudo tienen que tratar con problemas relacionados a los archivos. Estos problemas incluyen:

  • Acceso a archivos

  • Compartir archivos

5.7.3.1. Acceso a archivos

Los problemas relacionados con el acceso de archivos t�picamente giran alrededor de un escenario - un usuario que no puede acceder a un archivo al cual el cree que deber�a tener acceso.

A menudo este es el caso de usuario#1 que desea dar una copia del archivo al usuario#2. En la mayor�a de las organizaciones, la habilidad de un usuario de acceder a los archivos de otro es estr�ctamente eliminada, lo que lleva a este problema.

Se pueden tomar tres enfoques:

  • El usuario#1 hace los cambios necesarios para permitir que el usuario#2 acceda al archivo donde exista.

  • Se crea un �rea de intercambio de archivos para tales prop�sitos; el usuario#1 coloca una copia del archivo all�, desde donde puede ser copiado posteriormente por el usuario#2.

  • El usuario#1 utiliza el correo electr�nico para darle una copia del archivo al usuario#2.

Hay un problema con este primer enfoque -dependiendo de c�mo se otorgue el acceso, el usuario#2 puede tener acceso completo a todos los archivos del usuario#1. Peor, puede haberse hecho de una forma tal que todos los usuarios de su organizaci�n tienen acceso a los archivos del usuario#1. Peor a�n, puede que no se revierta el cambio despu�s que el usuario#2 ya no requiera el acceso, dejando a los archivos del usuario#1 permanentemente disponibles para los otros. Lamentablemente, cuando los usuarios est�n a cargo de este tipo de situaci�n, la seguridad raramente es su mayor prioridad.

El segundo enfoque elimina el problema de hacer todos los archivos del usuario#1 accesibles a otros. Sin embargo, una vez que el archivo est� en el �rea de intercambio, es legible (y dependiendo de los permisos, hasta quiz�s de puede modificar) por todos los otros usuarios. Este enfoque realza la posibilidad de que el �rea de intercambio de archivos se llene de archivos, pues a menudo los usuarios se olvidan de limpiar las cosas.

El tercer enfoque, aunque puede parecer una soluci�n extra�a, quiz�s sea la preferible de la mayor�a de los casos. Con el advenimiento de protocolos de anexos de correo electr�nico y programas de correo m�s inteligentes, el envio de todo tipo de archivos a trav�s del correo electr�nico es una operaci�n a prueba de tontos, que no requiere implicar a un administrador de sistemas. Por supuesto, est� la posibilidad de que un usuario trate de enviar por correo un archivo de bases de datos de 1GB a 150 personas en el departamento de finanzas, por lo tanto es prudente llevar a cabo un poco de educaci�n para sus usuarios (y posiblemente colocar limitaciones en el tama�o de los archivos anexos). Sin embargo, ninguno de estos enfoques resuelve la situaci�n en la que dos o m�s usuarios necesiten acceso saliente a un mismo archivo. En estos casos, se requieren otros m�todos.

5.7.3.2. Compartir archivos

Cuando m�ltiples usuarios necesitan compartir una misma copia de un archivo, permitir el acceso mediante la modificaci�n de los permisos de usuarios no es la mejor soluci�n. Es preferible formalizar el estado compartido del archivo. Hay varias razones para esto:

  • Los archivos compartidos desde el directorio de un usuario son vulnerables a desaparecer inesperadamente cuando el usuario deja la organizaci�n o hace algo tan sencillo como reorganizar sus archivos.

  • Mantener el acceso compartido para m�s de uno o dos usuarios adicionales se vuelve dif�cil, lo que a largo plazo lleva al problema del trabajo innecesario requerido cada vez que los usuarios que se encuentran compartiendo cambian de responsabilidades.

Por lo tanto, la soluci�n preferida es:

  • Haga que el usuario original renuncie a la propiedad directa del archivo

  • Crear un grupo que ser� el propietario del archivo

  • Colocar el archivo en un directorio compartido con el grupo como due�o

  • Hacer que todos los usuarios que necesiten acceder al archivo sean parte del grupo

Por supuesto este enfoque funcionar� bien tanto con un archivo como con varios, y se puede utilizar para implementar el almacenamiento compartido para grandes proyectos.

5.7.4. A�adir/Eliminar almacenamiento

Debido a que la necesidad de espacio adicional nunca termina, el administrador de sistemas con frecuencia se encontrar� en la situaci�n de a�adir espacio en disco y otras veces tendr� que eliminar unidades m�s viejas o peque�as. Esta secci�n proporciona una descripci�n general del proceso b�sico para a�adir o remover almacenamiento.

NotaNota
 

En muchos sistemas operativos, los dispositivos de almacenamiento masivo son nombrados de acuerdo a su conexi�n f�sica al sistema. Por lo tanto, a�adir o eliminar dispositivos de almacenamiento masivo puede resultar en cambios inesperados en los nombres de los dispositivos. Cuando agregue o extraiga almacenamiento, siempre asegurese de revisar (y actualizar, si es necesario) todas las referencias a nombres de dispositivos utilizados por su sistema operativo.

5.7.4.1. A�adir almacenamiento

El proceso de a�adir espacio de almacenamiento a un sistema computacional es relativamente directo. He aqu� los pasos b�sicos:

  1. Instalar el hardware

  2. Particionar

  3. Formatear la partici�n(es)

  4. Actualizar la configuraci�n del sistema

  5. Modificar la planificaci�n de los respaldos

Las secciones siguientes detallan cada paso.

5.7.4.1.1. Instalaci�n del hardware

Antes de que se pueda hacer nada, el nuevo disco debe estar colocado y accesible. Aunque hay muchas configuraciones de hardware posibles, las secciones siguientes mencionan las dos situaciones m�s comunes - a�adir una unidad de disco ATA o SCSI. A�n con otras configuraciones, los pasos b�sicos que aqu� se describen tambi�n se aplican.

SugerenciaSugerencia
 

No importa qu� tipo de hardware utilice, siempre debe considerar la carga que un nuevo disco a�ade al subsistema de E/S de su computador. En general, deber�a tratar de distribuir la carga de E/S de su disco sobre todos los canales/buses disponibles. Desde un punto de vista de rendimiento, esto es mucho mejor que poner todas las unidades de disco en un canal y dejando otro vac�o y ocioso.

5.7.4.1.1.1. A�adir discos duros ATA

Las unidades de disco ATA se utilizan principalmente en escritorios y sistemas servidores m�s peque�os. Casi todos los sistemas en estas clases tienen controladores ATA incorporados con m�ltiples canales ATA — normalmente dos o cuatro.

Cada canal puede soportar dos dispositivos — uno maestro y otro esclavo. Los dos dispositivos est�n conectados al canal con un solo cable. Por lo tanto, el primer paso es ver cuales canales tienen espacio disponible para una unidad adicional. Es posible una de las tres situaciones siguientes:

  • Hay un canal solamente con un disco conectado a �l

  • Hay un canal sin unidad de disco conectada a el

  • No hay espacio disponible

La primera situaci�n es usualmente la m�s f�cil, pues es muy probable que el cable que ya est� en su lugar tenga un conector sin utilizar en el cual se puede conectar el nuevo disco duro. Sin embargo, si el cable solamente tiene dos conectores (uno para el canal y otro para el disco duro ya instalado), entonces es necesario reemplazar el cable existente con un modelo de cable de tres conectores.

Antes de instalar la nueva unidad de discos, asegurese de que los dos discos duros que est�n compartiendo el canal est�n correctamente configurados (uno como maestro y otro como esclavo).

La segunda situaci�n es un poco m�s complicada, pues se debe obtener un cable para conectar un disco duro al canal. El nuevo disco puede ser configurado como maestro o esclavo (aunque tradicionalmente el primer disco en un canal es configurado normalmente como maestro).

En la tercera situaci�n, no hay espacio disponible para un disco adicional. Entonces tiene que tomar una decisi�n. Usted:

  • Compra una tarjeta controladora ATA y la instala

  • Reemplaza uno de los discos instalados con uno nuevo m�s grande

A�adir una tarjeta controladora implica verificar la compatibilidad del hardware, la capacidad f�sica y la compatibilidad del software. B�sicamente, la tarjeta debe ser compatible con las ranuras del bus de su computador, debe existir una ranura abierta para ella y debe ser soportada por su sistema operativo. Reemplazar una unidad de disco instalada presenta un problema �nico: qu� hacer con los datos en el disco? Existen algunos enfoques posibles:

  • Escribir los datos a un dispositivo de respaldo y restaurarlos despu�s de instalar el nuevo disco duro

  • Utilizar su red para copiar los datos a otro sistema con espacio suficiente, restaurando los datos despu�s de instalar el nuevo disco duro

  • Utilizar el espacio ocupado f�sicamente por un tercer disco duro mediante:

    1. La eliminaci�n temporal del tercer disco duro

    2. Instalando temporalmente el nuevo disco en su lugar

    3. Copiando los datos al nuevo disco

    4. Eliminando el viejo disco duro

    5. Reemplaz�ndolo con el nuevo disco

    6. Reinstalando el tercer dico duro que ha sido temporalmente eliminado

  • Instalar temporalmente la unidad de disco original y el nuevo disco en otro computador, copiar los datos al nuevo disco y luego instalar el nuevo disco en el computador original

Como puede ver, algunas veces se debe invertir un poco de esfuerzo para pasar los datos (y el nuevo hardware) a donde tienen que ir.

5.7.4.1.1.2. A�adir unidades de disco SCSI

Las unidades SCSI normalmente se utilizan en estaciones de trabajo superiores y sistemas servidores. A diferencia de los sistemas basados en ATA, los sistemas SCSI pueden o no tener controladores SCSI incorporados; algunos lo tienen, mientras que otros utilizan una tarjeta controladora SCSI separada.

Las capacidades de los controladores SCSI (bien sean incorporadas o no) tambi�n var�an enormemente. Puede venir con un bus SCSI angosto o amplio. La velocidad del bus puede ser normal, r�pida, ultra, ultra2 o ultra160.

Si estos t�rminos no le parecen familiares (se discutieron brevemente en la Secci�n 5.3.2.2), debe determinar las capacidades de la configuraci�n de su hardware y seleccionar un nuevo disco que sea apropiado. La mejor fuente para esta informaci�n ser�a la documentaci�n de su sistema y/o su adaptador SCSI.

Debe determinar cu�ntos buses SCSI est�n disponibles en su sistema y cu�les de estos tienen espacio disponible para una nueva unidad de disco. El n�mero de dispositivos soportados por un bus SCSI var�a de acuerdo al ancho del bus:

  • Bus SCSI delgado (8-bit) — 7 dispositivos (m�s controlador)

  • Bus SCSI ancho (16-bit) — 15 dispositivos (m�s controlador)

El primer paso es ver cu�les buses tienen espacio disponible para una unidad de disco adicional. Es posible una de las tres situaciones siguientes:

  • Hay un bus con menos del m�ximo n�mero de unidades de disco conectadas a el

  • Hay un bus sin unidades de disco conectadas

  • No hay espacio disponible en ning�n bus

La primera situaci�n usualmente es la m�s f�cil, pues es probable que el cable tenga un conector sin utilizar en el cual se podr�a conectar el nuevo disco. Sin embargo, si el cable no tiene un conector sin utilizar, es necesario reemplazar el cable existente con uno que tenga al menos un conector m�s.

La segunda situaci�n es un poco m�s complicada, si no fuese por el cable que se debe obtener para que se pueda conectar una unidad de disco al bus.

Si no hay espacio para una unidad de disco adicional, debe tomar una decisi�n. Usted:

  • Compra e instala una tarjeta controladora SCSI

  • Reemplaza una de las unidades de disco instaladas por una nueva, m�s grande

A�adir una tarjeta controladora implica verificar la compatibilidad del hardware, la capacidad f�sica y la compatibilidad del software. B�sicamente, la tarjeta debe ser compatible con las ranuras del bus del computador, debe haber una ranura para ella y el sistema operativo la debe soportar.

Reemplazar una unidad de disco instalada representa un problema �nico: �qu� hacer con los datos en el disco? Existen algunas soluciones para esto:

  • Escribir los datos a un dispositivo de respaldo y restaurarlos despu�s de instalar la nueva unidad de disco

  • Utilizar su red para copiar los datos a otro sistema con espacio libre suficiente y restaurarlos despu�s de instalar la nueva unidad de disco

  • Utilizar el espacio ocupado f�sicamente por un tercer disco duro mediante:

    1. La eliminaci�n temporal del tercer disco duro

    2. Instalando temporalmente el nuevo disco en su lugar

    3. Copiando los datos al nuevo disco

    4. Eliminando el viejo disco duro

    5. Reemplaz�ndolo con el nuevo disco

    6. Reinstalando el tercer dico duro que ha sido temporalmente eliminado

  • Instalar temporalmente la unidad de disco original y el nuevo disco en otro computador, copiar los datos al nuevo disco y luego instalar el nuevo disco en el computador original

Una vez que tenga un conector disponible en el que conectar la nueva unidad de disco, debe asegurarse de que el ID de su SCSI est� configurado correctamente. Para hacer esto, debe saber qu� est�n usando todos los otros dispositivos en el bus (incluyendo el controlador) para sus IDs SCSI. La forma m�s f�cil de hacer esto es acceder al BIOS del controlador SCSI. Esto normalmente se hace presionando una secuencia de teclas espec�ficas durante la secuencia de inicio del sistema. Puede entonces ver la configuraci�n de la controladora SCSI, junto con todos los dispositivos conectados a sus buses.

Luego, debe considerar la terminaci�n de los buses. Cuando se a�ade una nueva unidad de disco, la regla es bien directa — si el nuevo disco es el �ltimo (o el �nico) dispositivo en el bus, debe tener la terminaci�n activada. De lo contrario, se debe desactivar la terminaci�n.

En este punto, puede pasar al siguiente paso en el proceso — particionar su nueva unidad de disco.

5.7.4.1.2. Particionar

Una vez instalado el disco, es hora de crear una o m�s particiones para colocar el espacio disponible a su sistema operativo. Aunque las herramientas var�an dependiendo del sistema operativo, los pasos b�sicos son los mismos:

  1. Seleccione la nueva unidad de disco

  2. Revise la tabla de particiones de la unidad de discos actual, para asegurarse de que la unidad de disco a particionarse es, en verdad, la correcta

  3. Borre cualquier partici�n no deseada que pueda estar presente en su nueva unidad de disco

  4. Cree la(s) nueva(s) partici�n(es), asegurandose de especificar el tama�o deseado y el tipo de partici�n

  5. Guarde sus cambios y salga del programa de particionamiento

AvisoAtenci�n
 

Cuando particione un nuevo disco, es vital que est� seguro de que la unidad que piensa particionar es la correcta. De lo contrario, puede inconscientemente particionar una unidad que ya est� en uso, lo que resultar�a en la p�rdida de los datos.

Tambi�n verifique que ha decidido el mejor tama�o para su partici�n. Siempre tome este punto seriamente, pues cambiarlo m�s adelante es mucho m�s dif�cil que tomarse un poco de tiempo ahora en pensar las cosas.

5.7.4.1.3. Formatear la partici�n

En este punto, la nueva unidad de disco tiene una o m�s particiones creadas. Sin embargo, antes de que el espacio contenido dentro de esas particiones se pueda utilizar, se deben formatear las particiones. Al formatearlas, estar� seleccionando un sistema de archivos espec�fico a utilizar dentro de cada partici�n. Como tal, este es un momento crucial en la vida de una unidad de disco; las selecciones que haga ahora no se pueden cambiar despu�s sin pasar por una buena cantidad de trabajo.

El proceso actual de formatear la partici�n se hace ejecutando un programa de utilidades; los pasos relacionados en esto var�an de acuerdo al sistema operativo. Una vez que se termine el formateo, la unidad de disco estar�configurada correctamente para su uso.

Antes de continuar, es mejor volver a verificar su trabajo accediendo a la partici�n y asegur�ndose de que todo est� en orden.

5.7.4.1.4. Actualizar la configuraci�n del sistema

Si su sistema operativo requiere cualquier cambio en la configuraci�n para utilizar el nuevo almacenamiento que agreg�, ahora es el momento de efectuar esos cambios necesarios.

En este punto puede estar relativamente seguro de que el sistema operativo est� configurado correctamente para colocar el nuevo almacenamiento accesible cada vez que el sistema arranca (aunque si se puede dar el lujo de reiniciar, valdr�a la pena hacerlo — simplemente para estar seguros).

Las pr�ximas secciones exploran uno de los pasos m�s comunmente olvidados en el proceso de a�adir nuevo almacenamiento.

5.7.4.1.5. Modificar la planificaci�n de los respaldos

Asumiendo que el nuevo almacenamiento se est� usando para guardar datos que vale la pena conservar, este es el momento de hacer los cambios necesarios a sus procedimientos de respaldo y asegurarse de que el nuevo almacenamiento, de hecho, est� siendo respaldado. La naturaleza exacta de lo que debe hacer depende de la forma en que se realizan los respaldos en su sistema. Sin embargo, he aqu� algunos puntos a tener en mente mientras se hacen los cambios necesarios.

  • Considere cu�l deber�a ser la frecuencia de respaldos �ptima

  • Determine el estilo de respaldo m�s apropiado (respaldos completos, completos con incrementos, diferenciales, etc.)

  • Considere el impacto del almacenamiento adicional en su media de respaldo, particularmente a medida que se va llenando

  • Juzgue si el respaldo adicional podr�a causar que los respaldos demoren demasiado y comiencen a utilizar tiempo fuera de la ventana de tiempo asignada para el respaldo

  • Aseg�rese de que estos cambios sean comunicados a las personas que necesitan saber (otros administradores de sistema, personal operativo, etc.)

Una vez que se haga todo esto, su nuevo almacenamiento est� listo para ser utilizado.

5.7.4.2. Eliminar Almacenamiento

Eliminar espacio en disco desde un sistema es directo, con la mayor�a de los pasos siendo similares a la secuencia de instalaci�n (excepto, por supuesto a la inversa):

  1. Coloque calquier dato a guardar fuera del disco

  2. Modifique la planificaci�n del respaldo para que no se contin�e respaldando esa unidad de disco

  3. Actualice la configuraci�n del sistema

  4. Borre los contenidos de la unidad de disco

  5. Extraiga la unidad de disco

Como puede ver, comparado con el proceso de instalaci�n, hay unos pocos pasos adicionales a tomar. Estos pasos se discuten en las secciones siguientes.

5.7.4.2.1. Mover los datos fuera del disco

Si existen datos en la unidad de disco que se deben guardar, lo primero que hay que hacer es determinar d�nde deben ir estos datos. Esta decisi�n depende principalmente en lo que se har� con los datos. Por ejemplo, si los datos ya no se utilizan act�vamente, entoces se deber�an archivar, probablemente de la misma forma que sus respaldos de sistemas. Esto significa que ahora es el momento para considerar los per�odos de retenci�n apropiados para este respaldo final.

SugerenciaSugerencia
 

Tenga en cuenta que, adem�s de cualquier pauta de retenci�n de datos que su organizaci�n pueda tener, probablemente tambi�n existan ciertos requerimientos legales para mantener los datos por cierto per�odo de tiempo. Por lo tanto, aseg�rese de consultar con el departamento que haya sido responsable por los datos mientras estos se encontraban en uso; ellos deber�an saber cu�l es el per�odo de retenci�n adecuado.

Por otro lado, si todav�a los datos est�n siendo utilizados, entonces se deber�an dejar en el sistema m�s apropiado para su uso. Por supuesto, si este es el caso, quiz�s ser�a m�s f�cil mover los datos reinstalando la unidad de disco en el nuevo sistema. Si hace esto, deber�a efectuar un respaldo completo de los datos antes — una persona puede dejar caer un disco duro lleno de datos valiosos (y en consecuencia, perdiendo todo) haciendo algo tan simple como caminando a trav�s del centro de datos.

5.7.4.2.2. Borre los contenidos de la unidad de disco

No importa si la unidad de disco tiene datos valiosos o no, siempre es una buena idea borrar los contenidos del disco antes de reasignar o abandonar el control del mismo. Mientras que la raz�n obvia para hacer esto es asegurarse de no dejar informaci�n confidencial en el disco, tambi�n es una buena idea verificar la salud del disco haciendo una prueba de lectura-escritura para bloques da�ados en el disco completo.

ImportanteImportante
 

Muchas compa��as (y agencias del gobierno) tienen m�todos espec�ficos de borrar datos desde sus unidades de disco y otras medias de almacenamiento. Siempre deber�a asegurarse de que entiende y sigue estos requerimientos; en muchos casos hay consecuencias legales si no las sigue. El ejemplo de arriba no se deber�a de considerar el m�todo perfecto para limpiar una unidad de disco.

Adem�s, las organizaciones que trabajan con datos clasificados quiz�s tengan procedimientos legales particulares con respecto a la disposici�n final de la unidad (tal como la destrucci�n f�sica de la unidad). En estos casos, el departamento de seguridad de su organizaci�n deber�a de indicarle las pautas en esta materia.

 
 
  Published under the terms of the GNU General Public License Design by Interspire